miércoles, 7 de septiembre de 2016

Capítulo 11: Primeras sensaciones en Rusia.

¡Muy buenas a todos!

Sed bienvenidos a "Historias de un Profesor Trotamundos", el blog en el que os hablaré de mis diferentes experiencias en la docencia, tanto en España como en el resto del mundo.

En esta ocasión no os hablaré sobre una experiencia docente, pero casi. Me explico. como ya adelanté la semana pasada, ahora mismo me encuentro en  Rostov del Don, Rusia, para dar clases de español en los próximos meses. Pues voy a contaros mis primeras sensaciones por aquí.

Para empezar, hay que eliminar de la mente todo estereotipo que tenemos sobre los rusos. Ni están todo el día bebiendo vodka, ni son tan serios como parecen ni son mala gente. Son todo lo contrario. Hasta ahora a mí y a mis compañeros nos han tratado fenomenal a pesar de las dificultades del idioma y todo parece ir en un orden bastante correcto. Eso sí, no recomiendo que traigáis vuestro carné de conducir para alquilar un coche aquí porque conducen como locos jajaja. En una calle en la que hay tres carriles ellos se inventan un cuarto  o incluso un quinto, adelantan como les da la gana y aparcan como les parece. Lo "mejor" de todo es que si te montas en sus coches e intentas abrocharte el cinturón, no te dejan porque se lo toman casi como una ofensa por no confiar en su forma de conducir.

Me han llamado la atención varias cosas hasta el momento: los trabajadores de muchas tiendas de los supermercados llevan un gorro como parte del uniforme. No sé, es algo que no había visto hasta ahora. Eso y que a la hora de comprar una tarjeta SIM de prepago, no sólo no existe el contrato telefónico como en España, sino que además te dejan elegir tu número. Lo que hacen es que cuando tú les pides una tarjeta de prepago, ellos te sacan un taco de tarjetas y te dejan elegir el número y ya ellos hacen todo el papeleo. Ya había visto que en otros países tienen bastantes ofertas en temas de prepago, pero nunca había visto eso de que tú puedas elegir tu número.

Otra cosa importante a tener en cuenta a la hora de venir a Rusia es la importancia de tener el pasaporte y visado en regla y, sobre todo,  aprender ruso porque prácticamente nadie habla inglés aquí. Ni inglés ni ninguna otra lengua que no sea la suya. Al menos eso es lo que yo he visto hasta el momento.

Pero en fin. Vamos a ver qué nos deparan los próximos días y qué tal sigue la aventura por aquí.

¡Hasta la próxima!

Fran SC.