jueves, 20 de octubre de 2016

Capítulo 12: Primer mes dando clases en la universidad.

¡Muy buenas a todos!

Sed bienvenidos a "Historias de un Profesor Trotamundos", el blog en el que os hablaré de mis diferentes experiencias en la docencia, tanto en España como en el resto del mundo. 

Hace ya un mes y algo que llegué a Rostov del Don (Rusia) y, precisamente, hoy hace un mes que di mi primera clase en esta universidad. Muchas cosas han pasado, dentro  y fuera del aula, con alumnos y sin  alumnos, pero vamos a centrarnos en cómo han ido las clases.

Tengo tres grupos a los que darles clase: 

- Fonética práctica para los de primero de filología hispánica.
- Práctica del  idioma para los de tercero de filología hispánica.
- Práctica del idioma para los de tercero de traducción militar.

Con los alumnos de primero es todo muy divertido. Trabajamos muy bien leyendo y practicando sonidos mediante el uso de trabalenguas. Al final son todo risas, como os podéis imaginar. Como no saben nada de español, a veces la comunicación es un poco  difícil, pero al final siempre conseguimos hacernos entender entre gestos, dibujos y palabras clave que ya conocen. En un mes que llevan dando clase con un nativo he podido ver una gran evolución en estos chicos, y es que aunque son de primero son muy buenos y aplicados. De hecho, muchas  veces acabamos riendo un montón porque les cuesta mucho leer determinadas frases. Aunque bueno, alguna que otra charla les he tenido que soltar porque entregan la tarea tarde o no hacen exactamente lo que les pido sino otra cosa diferente. Pero ya os digo, son muy buenos niños. Y donde te ven se paran para saludarte y sonreírte, son adorables. ¡Y solo tienen 17-18 años! Sin duda, creo que les voy a echar mucho de menos cuando ya no les  dé clases más... Ah! Y algo curioso de este grupo es que son 11 chicas y 1 chico ja, ja, ja. Curiosa la distribución de los alumnos.

Con el grupo de tercero de filología es todo bastante diferente. Hablamos de temas concretos relacionados con España y Latinoamérica, por lo que tienen que estudiar bastante. El problema es que  en este grupo hay una descompensanción enorme, ya que algunos tienen bastante nivel y otros no. De hecho, a esta clase también vienen algunos alumnos de máster para seguir practicando su español. En general hacen todo lo que les pides, aunque siempre intentan colarla de alguna manera porque tienen mucha tarea y a veces no pueden con tanto, así que alguna charla les he  echado ya también, pero poco a poco vamos adaptándonos los unos a los otros. En cualquier caso, les estoy cogiendo también mucho cariño y me acordaré mucho de ellos en el futuro. ¡Y espero que ellos de mí también! :P

Y finalmente, el grupo de traducción militar. Este es el grupo que todo profesor adoraría tener. Trabajan, hacen la tarea, participan, se preocupan por lo que tienen que hacer para el próximo día... son un auténtico encanto.  Este es un grupo más reducido, más mixto, pues son sólo cinco alumnos. Eso sí, donde te ven se paran a saludar, siempre con una sonrisa... A veces, en clase, incluso tengo que frenarlos porque quieren participar tanto que no podemos avanzar con el temario ja, ja, ja.

Y bueno, esta son las primeras sensaciones de mis clases en la universidad. Próximamente más y mejor :)

Hasta pronto,

Fran SC.