sábado, 31 de diciembre de 2016

Capítulo 14: Semestre termnado.

¡Hola a todos!

Sed bienvenidos a "Historias de un Profesor Trotamundos", el blog en el que os hablaré de mis diferentes experiencias en la docencia, tanto en España como en el resto del mundo.

Hacía ya tiempo que quería escribir por aquí, pero de verdad que no he tenido tiempo alguno para ello. Es por eso que escribo hoy. Desde mi última entrada han pasado muchas cosas en Rostov y en el aula. Desde clases en las que he triunfado hasta clases en las que he tenido que ponerme muy serio y mandar a los alumnos a cada una de las esquinas de la clase para que no hablen mientras yo explico o los compañeros exponen.

Y ahora todo ha llegado a su fin. Mi semestre como profesor en la Universidad Federal del Sur ha terminado. Sin duda recordaré esta experiencia con muchísimo cariño ya que es la primera vez que trabajo en una universidad y eso es FLIPANTE. Como todas las universidades en el mundo mundial, aquí tienen sus cosas buenas y sus cosas malas. Afortunadamente, a mí me ha tocado gozar más las buenas que las malas, pero aun así he encontrado algunas cosas que, acostumbrado al sistema educativo español, me han chocado.  Pero eso no  es lo importante.

Puedo decir que aquí he aprendido muchas cosas: a elogiar y a reñir a los alumnos cuando lo merezcan, a organizarme y aprender a hacer todas las tareas propias de un profesor de verdad (preparar clases, corregir, poner  notas...) y muchas otras cosas más. He de remarcar que lo de poner notas tiene su puntillo. Me ha gustado mucho tener que ponerme a hacer tablitas y porcentajes para darle las notas a los alumnos, aunque constantemente me he quedado con el run run en la cabeza de si las notas otorogadas son apropiadas y justas. Pero hasta el momento parece que sí lo son.

Por otra parte, tampoco olvidaré el cariño recibido, el que los alumnos se interesen por ti y tu cultura, por cómo estás, que te aconsejen cosas que hacer o ver en Rusia para aprovechar al máximo la experiencia y aprender más de sus culturas, los abrazos y las palabras que te regalan el último día de clase... todo eso es verdaderamente mágico. Y si hablamos de la celebración de la Navidad con ellos, eso ya es que no  hay palabras. No sólo por el hecho de que es la primera vez que tengo unas navidades con nieve y que esté nevando en el día, sino porque fue genial ver el entusiasmo y la emoción de los alumnos cantando los villancicos con los profesores españoles. Estuvimos preparándolos durante un  mes y al final el resultado fue genial.

Y bueno, en general este es el resumen de mis últimos meses en la docencia rusa. Me despido con una gran foto que hice aquí. Significa I love Rostov escrito en ruso :)


Y esto es todo. Ahora toca prepararse porque en cuestión de un mes vuelvo a casa con muchas fuerzas y ganas de hacer cosas. Si el 2017 sale como lo planeo, va a ser un año muy grande y bien aprovechado. Así que a descansar y a coger muchas fuerzas para todo lo que viene.

Espero que todos los que leáis esto también tengáis un gran 2017 y que disfrutéis de estas fiestas tan señaladas. Que vuestros sueños se hagan realidad y que vengan muchas cosas bonitas. ¡Salud, amor, y paz para todos, queridos lectores!

Un abrazo a todos y hasta pronto.

Fran SC.